Día Mundial del Parkinson

Es necesario un mundo con más inteligencia emocional

Distonía España-ALDE se une a la campaña “Reivindiquemos la inteligencia emocional” que por el Día Mundial del Parkinson 2024 ha lanzado la Federación Española de Parkinson y cuyo objetivo es fortalecer mediante la inteligencia emocional las redes de apoyo y cuidado necesarias para avanzar hacia una mejor calidad de vida de las personas con Parkinson y su entorno

Distonía y Parkinson están más unidas de lo que a simple vista parece. Como Trastornos del movimiento, ambas comparten marco clínico (algunos síntomas y tratamientos) pero también comorbilidades como la depresión, el aislamiento o el insomnio.

Por eso el acompañamiento emocional es fundamental para las personas que conviven con estas enfermedades crónicas y progresivas, porque como ha dicho la directora de la Federación, Alicia Campos, “en una sociedad donde parece que la inteligencia artificial nos vuelve cada vez más solitarios, es fundamental reivindicar un mundo con más inteligencia emocional”.

11 de abril Día Mundial del Parkinson

La enfermedad de Parkinson (EP) es mucho más prevalente que la distonía. Afecta en España, a unas 160.000 personas (2% de las personas mayores de 65 años y el 4% de los mayores de 80) y según la Sociedad Española de Neurología (SEN) se triplicará en los próximos 25 años, debido al progresivo envejecimiento de la población. Aunque la edad no es el único factor de riesgo, según ha dicho el Dr. Álvaro Sánchez Ferro, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN, porque “cada vez hay más evidencias de que puede ser el resultado de una combinación de factores ambientales en personas genéticamente predispuestas”.

Cada año se diagnostican en España 10.000 casos nuevos de Parkinson, de los cuales un 15% se dan en personas menores de 50 años. Aunque los síntomas motores suelen ser los primeros en aparecer como el temblor en reposo, los problemas de la marcha, con movimientos cada vez más lentos y torpes y la falta de equilibrio, según afirma el Dr. Sánchez Ferro, en un 30% de los casos la enfermedad debuta con síntomas no motores como la depresión, la pérdida progresiva del olfato o los movimientos involuntarios durante el sueño.

La incidencia de la enfermedad es dos veces mayor en hombres que en mujeres y la edad de inicio es ligeramente mayor en las mujeres, aunque éstas presentan una menor esperanza de vida y una mayor mortalidad a causa de la enfermedad.

Los tratamientos actuales son de carácter sintomático. A los farmacológicos y a las terapias físicas y ocupaciones, se han sumado otros como la estimulación cerebral profunda o los ultrasonidos de alta intensidad (ondas HIFU). Las investigaciones actuales pasan por las terapias génicas y la inmunoterapia, aunque con modestos resultados hasta la fecha, según la SEN.



Call Now Button